Hay muchos modos de tratar a los animales de manera inhumana. La forma más fácil de detectar la crueldad es a través de la violencia o el abandono.Poner a cualquier animal bajo este trato está condenado, y con razón, sin dudas ni vacilaciones. Pero, ¿qué pasa con los animales que sufren simplemente porque sus propietarios no conocen nada mejor?, ¿es el mejor destino para ese animal? – después de todo, los dueños desconocen que no se les dio la debida atención a sus animales. Esta cuestión se suele dejar a menudo de lado, con un encogimiento de hombros, diciendo que realmente trató de cuidar a los animales, o que tenía buenas intenciones.
Los acuarios han estado durante tanto tiempo a nuestro alrededor, que se han convertido en un accesorio común en muchos hogares. Casi todo el mundo puede recordar un momento en el que había un acuario en casa o visitar a algún amigo que tenía un acuario. Desde que los acuarios son tan comunes, mucha gente tiende a subestimar el cuidado y la dedicación necesaria para el mantenimiento de un acuario próspero y sano. Mucha gente, que nunca h  a tenido peces, piensa que la acuariofilia es la más simple de las aficiones, sólo agregue agua y ¡¡listo!!

El momento más común en el que el pez es sometido a condiciones inadecuadas, es cuando los aficionados están empezando con su primer acuario. No son conscientes de la necesidad de ciclar el acuario y de ir lentamente para permitir que las bacterias crezcan, los peces parecen morir sin razón aparente.Meten a los habitantes del acuario con mucha prisa, queriendo tener en un instante una joya para su hogar.

El segundo error más común que comete la gente es abarrotar su acuario. Quieren ver grandes cardúmenes de peces que vivan felices, unos al lado de los otros, sin ningún margen para la circulación, y no saben que la mayoría de los peces pequeños que compran aumentarán en gran medida su tamaño actual.

No podemos pensar en los habitantes del acuario como
simples piezas de un puzle que están ahí para rellenar huecos.

 

Otros ejemplos de crueldad debida a la ignorancia son los errores comunes como:
Mantenimiento de los peces en un acuario insalubre.
No tratar el agua del grifo para eliminar el cloro.
No aclimatar a los peces cuando se transfieren a un nuevo acuario.
Añadiendo especies de peces incompatibles en el mismo acuario, tales como el Óscar en un acuario comunitario.
Usar un acuario demasiado pequeño para los peces, una vez que éstos han crecido.
La alimentación con una dieta poco saludable y poco variada.
Pocos o ningún cambio de agua.
Iluminación inadecuada para el acuario.
Productos químicos impropios para los peces que tienen.
Mezclar peces de agua fría con peces tropicales en el mismo acuario.
No tratar a los peces enfermos o dañados.

 

 

Antes de comprar peces nuevos, debemos averiguar sus necesidades
para asegurarnos de que nuestro acuario las satisface.

La forma más sencilla de luchar contra la crueldad debida a la ignorancia, es aprender lo más que se pueda acerca de su acuario, los peces que desea mantener, y los requisitos para mantener los peces sanos y, a continuación, compartir la mayor cantidad de información y experiencias, buenas o malas, con otros aficionados. Hay muchos recursos diferentes, baratos y fiables para los aficionados, de modo que esos peces no tendrán que sufrir porque las personas no conocían nada mejor. En este pasatiempo, la investigación va pareja al mantenimiento de los peces sanos, y al final, aumentará enormemente el disfrute de las personas cuando cuiden a sus peces.

Traducción realizada por: Karina de Castro
Texto original de: Andy Gordon y Michelle Stuart