Seguro que alguna vez nos hemos cruzado con algún post de algún aficionado que mantenía killis o sugería killis para empezar a algún recién llegado a la afición. O lo que puede ser peor, incluso habremos visto alguna foto y se nos habrá caido la baba con ellos.

Realmente no tienen mucho secreto, la mayoría son peces de tamaño pequeño, fuertes y resistentes, fáciles de mantener y de reproducir, y además con un comportamiento y colores espectaculares.

La clasificiación de los killis es bastante subjetiva para cada aficionado, aunque en general nos referimos a cualquier pez de la familia de los cyprinodontiformes ovíparo.

En la práctica solemos dividirlos en tres tipos diferentes en función de su ciclo de vida, anuales, semianuales o no anuales.

Explicado rápidamente los anuales suelen vivir menos de un año, son habitantes de zonas tropicales y subtropicales con régimenes de lluvias muy marcados entre una estación lluviosa y una seca. Quedando muchos aislados en charcos que se acabarán secando. Vamos, que son anuales obligados, en acuario viven mucho más.

Su estrategia reproductiva es muy curiosa, puesto que hacen puestas sobre el sustrato, quedando los huevos enterrados y ligéramente húmedos en el barro cuando la charca se seca. Para rehidratarse y eclosionar con las primeras lluvias de la temporada siguiente.

A estos a su vez los dividimos por comodidad entre anuales sudamericanos y africanos.

Un anual sudamericano, Un Austrolebia nigripinnis Buenos Aires.

Y uno africano, un Nothobranchius guentheri Zanzibar

En general estos dos grupos necesitan acuarios de unos 20l o menos, con un agua ligeramente blanda y gran cantidad de alimento vivo ya que tienen un metabolismo bastante rápido. Harán las puestas en pequeños recipiente con turba cocida y reducida (para evitar acidosis mortales), que además son fáciles de manipular para almacenar en seco mientras se incuban.

Los killis no anuales son aquellos que tienen un ciclo de vida más normal y tiempos de incubación mucho más cortos, ya que no dependen de los ciclos de lluvias.

Por regla general no son ponedores de sustrato soliendo depositar sus huevos en las plantas, o en mopa (invento típicamente killiófilo para localizar más cómodamente los huevos).

En general al ser mucho más sencillos de mantener y reproducir que los anuales son los más recomendados para iniciarse en la afición. Ya sean Aphanius, Jordanella, Lamprichtys, Aphyosemium, Chromaphyosemion, Scriptaphyosemion, Fundulopanchax, Cubanitchtys o Rivulus.