Quien no la ha cagado alguna vez en su trabajo, pero el problema es cuando tu cagada afecta a una comunidad de vecinos enterita.

¿A quien se le ha ocurrido dejar la vida de sus hijos en manos de alguien que no sabe que productos ha mezclado? Y que pide disculpas por los “trashtornos” causados porque la ha liado parda.

Esto debe de ser el efecto de la sub sub sub contratación.